En estos tiempos donde vivimos en cuarentena por las razones de público conocimiento, muchos quizás han comprado o comprarán gran cantidad de productos en los supermercados, almacenes o donde sea y por tanto, tienen o pueden tener un stock elevado en sus hogares.

Mediante una serie de situaciones que seguramente vivís como todos y tips que paso a describir, les comentaré como podrían manejar todo ese volumen de mercadería que tienen sin descuidar la inocuidad alimentaria que es igual de importante como las consideraciones correctas para impedir que crezca la pandemia del coronavirus.

La situación de aislamiento en forma general sabiendo que posiblemente contemos con más tiempo para las tareas del hogar, es ideal para trabajar manipulando los productos alimenticios en forma más pensante. Es decir, cada paso que hagamos es para tomarnos un segundo y ver si la situación implica riesgos o no. Por ejemplo, debemos recordar evitar usar tablas donde se cortaron carnes para cortar luego verduras para las ensaladas por ejemplo.

Una obviedad a tener presente es el orden de caducidad de los productos. Podríamos inclusive como actividad de recreación para matar el tiempo con los más chicos, ordenar aquellos productos por fecha de vencimiento poniendo aquellos que se vencen primero adelante y luego atrás aquellos con caducidad posterior en alacenas o en la heladera. De esta manera, podremos planificar bien nuestras comidas sin tener que tirar nada de lo comprado.

Quizás la adquisición de enlatados fue en aumento o va en aumento en esta crisis pero lo importante además de las condiciones de la lata (que no esté hinchada como todo sabemos), es la limpieza de las caras de la lata para evitar otros peligros potenciales como el Hantavirus producto de roedores que pudieran andar en los depósitos de estos productos.

Situación similar a la del párrafo anterior se da con los packs de diversos productos como yerba mate, azúcar, harinas, lo mismos enlatados, etc. Es conveniente retirar los packs debido a que también pueden ser un foco de contaminación invisible a nuestros ojos.

Hay que recordar que una conserva abierta o un enlatado abierto y guardado deben consumirse en los próximos días ya que perdió su esterilidad inicial.

Debemos tratar de dejarle suficiente espacio a la heladera para que pueda circular el frío en ella sin problema aunque sea complejo con tanta mercadería. También debemos recordar el orden correcto en las heladeras: el estante de más abajo con protector para verduras, arriba los productos crudos como carnes con algún recipiente que retenga sus líquidos en lo posible y por encima aquellos cocidos.

Otra cuestión importante con las heladeras es no poner preparaciones muy calientes enseguida ya que pierde efectividad hasta que se regulariza toda la temperatura. Es decir, si hacemos un postre de leche por ejemplo, esperamos un rato a que baje de temperatura y lo guardamos.

De seguro hemos congelado mercadería pero debemos tener en cuenta su descongelación correcta posterior. Nunca debemos descongelar por ejemplo un pollo en la bacha de la pileta con agua quieta ya que esto generaría un crecimiento microbiano importante en la cocina y por tal, contaminación. Las formas correctas pueden ser en la bacha de la pileta de casa con agua en circulación (canilla abierta) o bajando del congelador a la parte de refrigeración de la heladera el producto y que poco a poco se descongele ahí (es importante que tenga un recipiente que retenga los líquidos y que se saque para lavar luego de algunas horas)

Tampoco es correcto someter a productos a ciclos de congelado y descongelando. Estos procesos van generando cristales de hielo en el congelado que rompen tejidos, se libera agua y al descongelarse, hay mayor posibilidad de crecimiento microbiano. Al congelarse el sobrante, queda la carga microbiana que se generó y vuelve a liberarse màs agua. Esto genere un proceso no adecuado para la inocuidad y durabilidad de los productos.

Las verduras dejándolas reposar en 1 litro de agua con 2 o 3 gotas pueden desinfectarse para su empleo seguro en ensaladas.

Los huevos y su almacenamiento en casa son toda una cuestión a tener presente y que genera controversias. Si en los supermercados están en góndolas, ¿por qué deben ir en heladera en casa?. Esto es porque el huevo requiere mantenerse en un ambiente sin cambios de temperatura y la heladera tiene un ambiente donde la temperatura no varia y además la baja temperatura evita su temprana pérdida de vida útil. Lo ideal es guardarlos en las hueveras donde vinieron en la heladera o en el espacio destinado a los huevos en la heladera. ¿Pero hay que guardarlos previamente lavados?. La respuesta a esto es no ya que puede ingresar contaminación a los mismos por sus poros. El limpiado puede hacerse antes de su uso inmediato y no para almacenar. De más esta decir que no deben guardarse aquellos cascados debido a que generarán contaminación en la heladera con bacterias graves como Salmonella spp.

No quiero terminar esta publicación sin mencionar lo siguiente: toda manipulación de elementos como alimentos o dinero principalmente fuera de casa (!ojo!, !también dentro de casa!) implica posibles contaminaciones en las manos que traemos a casa y por tanto, de acá la importancia del lavado de estas. Al pasar esta crisis, esperemos que la conciencia en el lavado de manos quede plasmada en nuestras tareas diarias como en realidad siempre debería haber quedado incorporada desde mucho pero mucho antes de esta crisis actual.

Tampoco me quiero ir sin decirles que no sirve de nada manos con alcohol en gel y a cocinar o manipular alimentos. El lavado de manos con agua y jabón es lo ideal porque arrastra la suciedad. El alcohol en gel desinfecta pero esto debe ser siempre posterior al lavado con agua y jabón.

Pocos deben hablar de esto y seguramente es más costoso que el jabón común pero el jabón liquido es más higiénico que el de tocador. La razón es sencilla: el jabón de tocador limpieza suciedad y se queda en él parte de esta mientras que el líquido desaparece. Otra cuestión para que tengan en cuenta es el estado de los jabones de tocador: se recomienda desechar aquellos que están con una apariencia resquebrajada debido a que en las mismas puede depositarse mayor contaminación.

Por Emiliano Mancinella Togni

Licenciado en tecnología de alimentos y Técnico en logística.

Deja un comentario