Photo by jimmy teoh on Pexels.com

Orígenes

En el Neolítico, los aledaños del Ágora ya estaban poblados. En esta área existió un extenso cementerio micénico. A juzgar por las fosas domésticas halladas hubo asentamientos durante el Periodo geométrico, y siguió utilizándose como lugar de enterramiento. Fue ocupada por viviendas aisladas y necrópolis, sobre todo durante los siglos VIII y VII a. C.


Los atenienses comenzaron a utilizar esta zona para uso comunitario hacia el año 600 a. C. Los primeros edificios públicos, los de la parte oriental, datan de comienzos del siglo VI a.

El Ágora: época arcaica
Fragmento de cerámica de figuras negras atribuido al Maestro del Dípilon. Hacia el 760 a. C.

Estaba situada al noreste de la Acrópolis. Se tiene muy poca información sobre los edificios, y menos aún sobre su función. De manera general, el ágora era un espacio abierto a todos los habitantes. Es citada en la Ilíada y la Odisea. La construcción de la nueva ágora duró mucho tiempo, los edificios más antiguos datan del siglo VI a. C.


El Ágora encontró su sitio en el centro de la ciudad, con numerosas funciones. Estaba rodeada de los grandes ejes de comunicación, hacia El Pireo (uno de los puertos de Atenas), la Puerta Sagrada y la Puerta de Dípylon y la Vía de las Panateneas hacia la Acrópolis.


A principios del siglo VI a. C., esta zona se convirtió por obra de Solón, en la sede del Ágora, reemplazando a la antigua ágora de Teseo, situada en la vertiente noroccidental de la Acrópolis.


Las primeras estructuras político-religiosas surgieron en el transcurso del siglo VI a. C., sobretodo a lo largo del lado oeste. Sucesivamente, los lados restantes se enriquecieron también con edificios públicos, fuentes y pórticos.

El Ágora clásica
HETAIRAS, las mujeres libres de la Grecia Clásica – Acercando la ...

Durante la invasión persa de 480-479 a. C., el Ágora sufrió el mismo destino que la Acrópolis. Fueron destruidas las casas, y los monumentos de la época arcaica sufrieron graves daños:


El santuario de Apolo Patroos y el Altar de los Doce Dioses fueron abandonados. Tras la victoria de los atenienses sobre los persas en Maratón, aquellos ocuparon al día siguiente el Ágora y encargaron a Critios y a Nesiotes la ejecución del grupo escultórico de los Tiranicidas, símbolo de la libertad de Atenas. Fue erigido en el lugar que ocupaba el de Antenor, robado por los persas.


Quizás antes, y a partir del fin de la Guerras Médicas, la reconstrucción a gran escala, con la adición de nuevas obras monumentales, se efectuó, especialmente a partir de la época de Cimón (479461 a. C.; sobre todo con la construcción de stoas grandiosas de múltiples usos, situadas en el perímetro del Ágora, y también con la erección el templo llamado Hefestión. Los primeros edificios civiles fueron la tholos (465 a. C.) y la Stoa Pecile.


Entrando al Ágora por la Vía Panatenaica, el primer edificio que se encontraba era la Stoa Basileos, uno de los más antiguos de la polis. Inmediatamente después se alzaba otro pórtico, la Stoa de Zeus, frente al cual se erigía una gran estatua de Zeus Eleutherios. Siguiendo hacia el sur, estaba el pequeño templo jónicotetrástilo, dedicado a Apolo Patroos, construido encima de un templo en ábside de mediados del siglo VI a. C.


La invasión persa destruyó el Bouleuterion y el Metroon, pero sólo el primero fue reconstruido y siguió funcionando hasta finales del siglo V a. C.. Época en que fue transformado en archivo y se construyó una nueva sede para las reuniones del Consejo de los Quinientos a sus espaldas, en forma de cávea teatral.


La madre de los Dioses fue puesta bajo la protección de estos edificios estrechamente relacionados entre sí, y su estatua se colocó dentro del archivo. Todo el complejo arquitectónico, del que se conservan los restos, fue reconstruido, tal vez en concomitancia con los grandes trabajos de remodelación de los lados oriental y meridional del Ágora, y tomó el nombre de Metroon.


Frente al Metroon, se fundó, poco después de mediados del siglo IV a. C., el Monumento a los Héroes Epónimos, que anteriormente estaba situado más al sur. El monumento fue ampliado varias veces, según se iba incrementando el número de tribus atenienses, que tuvo lugar, ya en el periodo helenístico, bajo Demetrio PoliorcetesPtolomeo IIIÁtalo I y, finalmente, en época imperial romana, con Adriano.

Junto con el cercano Estrategeion, la sede de los estrategos atenienses, el Tholos cierra el lado occidental del Ágora y la serie de edificios públicos de ese lado de la plaza.

El Ágora helenística
www.muziphotography.com

En época helenística, la construcción de las grandes terrazas de las stoáis(pórticos), que se hallaban a los lados de la plaza, permitió a los espectadores tener asegurada una posición cómoda, desde la cual asistir a los distintos espectáculos relativos a la gran fiesta de Atenas: las Panateneas.


El Ágora no perdió del todo su función lúdica, ni siquiera cuando la ciudad fue dotada de edificios permanentes para espectáculos.

El Ágora de época romana
Ágora romana de Atenas. — Foto editorial de stock © milangonda ...

Como centro de espectáculos, en el sector meridional de la plaza se construyó en época augústea el Odeón de Agripa. Erigido por Marco Vipsanio Agripa, el yerno de Augusto, entre el 21 a. C. y el 12 a. C.

Edificios y estructuras del ágora
Plano que muestra los edificios principales  y estructuras del ágora de Atenas como era en el siglo    V a. C.

Bibliografía
VV. AA. (1986). Arqueología de las ciudades perdidas, volumen 2. pp. 315-320. ISBN 978-84-7137-899-X.
Calzada, Javiery Castelreanas, A. (1988). los grandes descubrimientos de la arqueología, volumen 5. pp. 17-20. ISBN 84-395-0688-0.
Mee, Christopher & Spawforth, Antony (2001). Grecia continental. Guía arqueológica. pp. 64-72. ISBN 978-84-483-0635-X.

By Cesar Luis Muzi

Magíster en Medios & Comunicación Management en Macromedia University (Múnich, Alemania). Licenciado en Periodismo en la Universidad del Salvador (Buenos Aires, Argentina). Fotógrafo profesional de Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) y de la Escuela Argentina de Fotografía (EAF) con Alfredo Willimburgh.

Dejá una respuesta