silver and gold coins

El activista Paul Hawken señaló: “Deja siempre suficiente tiempo en tu vida para hacer algo que te haga sentir feliz, satisfecho, incluso jubiloso. Eso influye más en el bienestar económico que ningún otro factor individual”.

El emprendedor norteamericano es el autor de uno de los bestsellers de 2007 del New York Times: “Blessed Unrest: How the Largest Movement in the World Came into Being and Why No One Saw It Coming” (Bendito malestar: cómo surgió el movimiento más grande del mundo y por qué nadie lo vio venir).

Entonces, ¿Te pusiste a pensar qué pasaría si escucharas tu voz interior? ¿Qué harías? Quizás tonterías, pero las harías con entusiasmo. ¿Te preguntaste si tu vida te sirve a vos o a los demás? .


Muchas veces nos negamos los lujos a nosotros mismos, y no me refiero a la ostentación de autos importados, viajes en primera clases o ropa de diseño, sino del tiempo. Muchas veces nos negamos la magnificencia de compartir el tiempo con los amigos, con la familia, y especialmente con uno mismo.

Actualmente, se nos presenta un mundo que nos devora, nos consume, nos exige cada vez más: más dietas, más éxitos, más dinero, más perfección y poco a poco nos olvidamos quienes somos. Nos olvidamos de lo especial que es la vida, nos olvidamos que estamos en este mundo para cumplir una misión, un propósito.


Nuestra existencia es importante, depende de cada uno de nosotros volver a conectarse con la fuente, con lo primordial, hacer de nuestra vida un verdadero milagro. Es necesario vivir más a través de nuestros sentidos y emociones, sin la influencia de la mirada del otro, porque la vida es única e irrepetible.

Reflexión inspirada en Jorge Luis Borges

Por Gisela Scarpelli

Escritora espiritual e instructora de yoga.

Deja un comentario