classic blue coupe die cast model

Se trata de dos facultades de distinta naturaleza: la sensibilidad es receptiva, es la forma por medio de la cual se dan en nosotros antecedentes o elementos referenciales, bajo la condición formal del espacio y el tiempo. Estos son la forma de lo transmitido. 


Por lo tanto, todo dato de la experiencia se encuentra conformado por un lugar intrínseco a su instante. Y, por otro lado, el entendimiento es la forma por medio de la cual se ejerce la espontaneidad del “yo pienso”, siendo que todo conocimiento conceptual depende de esta actividad espontánea del “yo pienso”; gracias a que los conceptos se pueden poner unos en relación con otros, permitiendo conclusiones de carácter general. 

La sensibilidad y el entendimiento, estructuran dos ejes: el estético-intuitivo, que despierta la sensibilidad por medio de las imágenes sensibles (visuales, sonoras, táctiles, etc.); y, el lógico-discursivo que dirige el entendimiento por medio de los conceptos. 


El filósofo colombiano Edgar Garavito, en la revista Politeia N.14 (1994), señaló: “La claridad estético-intuitiva se obtiene despertando la sensibilidad por medio de la riqueza de las imágenes, mientras que la claridad lógico-discursiva se obtiene dirigiendo el entendimiento por medio de la claridad de los conceptos”. 

Édgar Garavito (1948-1999): Una poética de la transformación
Gilles Deleuze, a la izquierda, y Édgar Garavito, a la derecha, en París.

Según esto, la visibilidad sólo se puede explicar por un espacio y un tiempo, los cuales no son considerados en una dimensión trascendental. Por el contrario se trata de complejidades donde el sentido de cada época posee su espacio y su tiempo propios. Estos la caracterizan en cuanto abren un campo de visibilidad, distribuyen lo que se ve y lo que no se ve, porque ponen en una determinada relación al sujeto que ve y al objeto que es visto. 


Pensar lo visible involucra divisar un nivel de problematización y de diagnóstico sobre las circunstancias que estipulan las maneras en que se revela la visibilidad de un determinado campo socio-histórico, y a la vez, la especulación que puede surgir cuando nos colocamos en la disfunción entre el ver y el hablar: “Pensar es inventar cada vez el entrelazamiento, lanzar cada vez una flecha desde uno mismo al blanco que es el otro, hacer que brille un rayo de luz en las palabras, hacer que se oiga un grito en las cosas visibles. Pensar es lograr que ver alcance su propio límite, y hablar el suyo, de tal manera que los dos sean el límite común que al separarlos los pone en relación (1)”.

(1) Deleuze, G., & Morey, M. (1987). Foucault (1a ed., pp. 151-152). Barcelona, España: Ediciones Paidós.

Por Cesar Luis Muzi

Magíster en Medios & Comunicación Management en Macromedia University (Múnich, Alemania). Licenciado en Periodismo en la Universidad del Salvador (Buenos Aires, Argentina). Fotógrafo profesional de Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) y de la Escuela Argentina de Fotografía (EAF) con Alfredo Willimburgh.

Un comentario en «La sensibilidad y el entendimiento: Imágenes y conceptos»

Deja un comentario