En esta entrada hablaremos de un cambio que se quiere establecer en los rótulos de alimentos para facilitar la comprensión del impacto que causan los nutrientes al estado nutricional de la persona que ingiere el producto. Más de un consumidor por ejemplo, no debe entender que significa en la tabla nutricional cuando aparece la columna con las siglas V.D (valores diarios recomendados).

El fin de la modificación que se quiere realizar es poder visualizar más fácil el impacto de la ingesta específicamente del sodio, las calorías totales, la grasa total, grasa saturada y azucares que son los nutrientes que están más vinculados a las enfermedades como obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, etc. También se incluye la visualización de edulcorantes que tiene el producto al momento de su compra.

El rotulado de envases de alimentos en Argentina se regula por el Código Alimentario Argentino (CAA) cuyas disposiciones son de contenido higiénico sanitario, bromatológico y de identificación comercial y por lo tanto, no incluyen una perspectiva de prevención de enfermedades crónicas no transmisibles (estas son las que ya mencionamos como diabetes tipo 2). Cabe aclarar que es de mucha importancia que el Código Alimentario Argentino tenga la perspectiva que viene teniendo porque implica asegurar la minimización o eliminación de posibles enfermedades transmisibles que son las llamadas ETAS (enfermedades de transmisión alimentaria) como Salmonelosis, Síndrome Urémico Hemolítico, etc. Sin embargo, debe tener la perspectiva nutricional en igual ponderación.

La evidencia científica a nivel internacional ha demostrado que el rotulado nutricional actual no es de fácil comprensión y no cumple la función de informar a la población sobre los componentes principales de un alimento para que puedan realizar una selección más saludable de los alimentos que consumen.

En este contexto, el pasado 28 de agosto el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, mantuvo una videoconferencia con el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, en la cual presentó el consenso entre las carteras de Salud, Desarrollo Productivo y Agricultura sobre etiquetado frontal de alimentos que Argentina llevará a la próxima reunión de Mercosur y a la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL). Así, se avanzará en la implementación de esta herramienta para que la población pueda realizar una evaluación de los productos que consume a diario.

La idea es que la información se plasme gráficamente en rombos u otra forma geométrica donde se vea fácilmente la cantidad que aporta un alimento cada 100 gramos o 100 mililitros del mismo.

Muchos alimentos ya se encuentran utilizando el etiquetado frontal como Coca Cola por ejemplo.

Este cambio tiene sus desventajas a pesar del beneficio en la nutrición saludable de las personas. Por un lado, las góndolas estarán llenas de productos con el etiquetado negro y esto puede generar que los consumidores no consuman muchos productos incluyendo a algunos necesarios para el crecimiento de los niños por ejemplo y por el otro, se puede generar el efecto contrario que sería al ver todos los productos alimenticios con etiqueta negra, deja de impactar esta advertencia en el consumidor.

Las industrias alimenticias tendrán que trabajar en realizar sus formulaciones más saludables para no tener que declarar valores altos frontalmente en los paquetes.

En Europa se utiliza en vez de rombos o equivalencias a estos, un etiquetado en forma de semáforos en donde cada nutriente se pone en colores verdes, amarillos o rojos dependiendo de su cantidad aportada cada 100 gramos o mililitros de producto.

El sistema de etiquetado negro resalta a diferencia del sistema de semáforos u otro, solo los aspectos negativos del producto y por esto es que es controversial la aplicación del sistema en nuestro país a pesar de los beneficios.

En poco tiempo tendremos seguramente aprobada esta mejora en el rotulado alimenticio y se tendrán los plazos necesarios para adecuar dicha modificación.

En otro posteo estaremos facilitando la lectura de la información que actualmente nos brindan las etiquetas como el mencionado VD al inicio de este posteo.

By Emiliano Mancinella Togni

Licenciado en tecnología de alimentos y Técnico en logística.

Dejá una respuesta