La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado hoy nuevas y duras medidas desde el lunes 2 de noviembre, en un intento por frenar la propagación de la pandemia de coronavirus. Pero, ¿cumplirá el pueblo alemán?

La canciller alemana, Angela Merkel, y los primeros ministros de estado de Alemania anunciaron el miércoles un nuevo bloqueo parcial que comenzará el lunes 2 de noviembre.

La llamada “luz de cierre” a nivel nacional es una versión menos intensa de las medidas que paralizaron la sociedad y la actividad económica alemanas en la primavera.

Poco después del anuncio de Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron anunció un nuevo bloqueo en Francia.

Nuevas restricciones para el próximo mes

  • Los restaurantes y bares cerrarán al público, pero se podrá encargar comida para llevar.
  • Los eventos grandes se cancelarán nuevamente.
  • Se desaconseja encarecidamente los viajes innecesarios.
  • Quedan prohibidas las pernoctaciones en hoteles con fines turísticos.
  • Todos aquellos que puedan trabajar desde casa deberían hacerlo, y los empleadores deberían facilitar la transición para trabajar desde casa.
  • Las reuniones públicas se limitarán a solo dos personas por hogar de hasta 10 personas en total.
  • Las instalaciones de entretenimiento como teatros y cines estarán cerradas.
  • Los centros de recreación públicos como piscinas, gimnasios y saunas estarán cerrados.
  • No hay multitudes en los eventos deportivos.

Que está permitido

  • Las escuelas y jardines de infancia permanecerán abiertos.
  • Se permitirá que los servicios de la iglesia y las protestas continúen siguiendo las normas constitucionales.
  • Los residentes de hogares de ancianos podrán recibir visitas.
  • Las tiendas permanecerán abiertas, con un cliente permitido por cada 10 metros cuadrados.
  • Las fronteras permanecen abiertas.


‘Situación seria’

Merkel dijo en una conferencia de prensa hoy: “Estamos en una situación muy grave”. Y agregò: “Debemos actuar, y ahora, para evitar una emergencia sanitaria nacional aguda”.

Dijo que la cantidad de personas en las unidades de cuidados intensivos se ha duplicado en los últimos 10 días y que en muchas áreas ya no era posible rastrear y rastrear las cadenas de infección. En el 75% de los casos, se desconoce el origen de la infección. “Si las infecciones continúan a este ritmo, estaremos al límite de las capacidades de nuestro sistema de salud”, señaló Merkel.

“Es por eso que hoy es un día difícil, también para los tomadores de decisiones políticas, quiero decir esto explícitamente porque sabemos por lo que estamos haciendo pasar a la gente”, manifestó la Canciller Alemana.

Los líderes estatales y federales se reunirán nuevamente en dos semanas para evaluar si las nuevas medidas están teniendo suficiente efecto, y volver a calibrar si es necesario.

Soporte empresarial

Merkel prometió que las empresas afectadas por las nuevas medidas recibirían apoyo económico. Las empresas con hasta 50 empleados y los autónomos recibirán el 75% de sus ingresos en apoyo.

“Compensaremos a las empresas, instituciones y clubes afectados”, dijo.

Según informes de los medios, se ha destinado un total de 10.000 millones de euros (11.800 millones de dólares) para el apoyo.

Las empresas más grandes dependerán de las normas de la UE para recibir asistencia y esto variará de una empresa a otra.

Los préstamos de emergencia estarán disponibles para los trabajadores autónomos, como los artistas y los artesanos, mientras que las pequeñas empresas con menos de 10 empleados tendrán acceso a préstamos muy baratos.

Estado de ánimo público

Hasta ahora, el gobierno de Merkel ha disfrutado de altos niveles de apoyo a las medidas implementadas para abordar la pandemia y Alemania ha tenido un desempeño relativamente bueno en comparación con muchos de sus vecinos europeos.

Pero el estado de ánimo del público ha cambiado y las críticas entre la población a las medidas ordenadas por el gobierno van en aumento.

El miércoles se registró la tasa más alta de nuevas infecciones diarias de Alemania hasta la fecha, más de 14.000, y las últimas cifras muestran que solo alrededor del 25% de las camas de cuidados intensivos de Alemania todavía están disponibles.

Alemania considera restricciones adicionales de COVID-19

Insatisfacción creciente

En comparación con principios de octubre, un 5% más de personas dice ahora que las medidas actualmente en vigor no van lo suficientemente lejos (32% en total), según la agencia de estadísticas Infratest. Al mismo tiempo, el número de personas para las que las medidas van demasiado lejos aumentó entre un 4% y un 15% del total de personas. Una pequeña mayoría (51%) considera que las medidas actuales son suficientes, pero esta cifra es un 8% menor que a principios de octubre.

Algunos de los que se oponen con vehemencia a nuevas restricciones temen el impacto económico. Muchos propietarios de restaurantes de Berlín, por ejemplo, han dicho que probablemente tendrían que cerrar su negocio si se enfrentaran a un segundo cierre. Ya han visto pérdidas después del cierre en la primavera, seguido de reglas que los obligaron a cumplir con las regulaciones de distanciamiento social y luego el toque de queda impuesto el mes pasado.

Varios medios de comunicación también informaron que financiar las nuevas medidas impulsaría la cantidad de deuda que tenía Alemania para 2021 por encima de los 100.000 millones de euros (117.000 millones de dólares). El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, había planeado una suma de 96.000 millones de euros para ayudar a las empresas a superar la pandemia el próximo año, pero el nuevo paquete de ayuda podría costar 10.000 millones de euros más.

Los liberales demócratas liberales de la oposición, favorables a las empresas, se han pronunciado en contra de otro cierre del sector hotelero. “Creo que es innecesario e inconstitucional”, escribió el líder del partido Christian Lindner en Twitter antes de la reunión del miércoles.

Alemania tiene el material sanitario, pero le falta el personal

Deja un comentario