Tal como anunciaron el lunes pasado el gobernador Axel Kicillof y el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, la provincia de Buenos Aires alcanzó la reestructuración del 98% de su deuda bajo legislación extranjera. Fue tras 20 meses de una ardua negociación con acreedores privados, en la que se obtuvo un acuerdo sostenible en base a la extensión de los plazos y la reducción de los costos.

Entre 2016 y 2019, se llevó a cabo un ciclo de endeudamiento sin precedentes que imposibilitaba el desarrollo de la Provincia: la deuda pública en dólares creció un 68%, pasando de 5.420 millones a 9.134 millones, sujeta además a vencimientos de corto plazo que establecían que el 94% debía afrontarse durante los próximos cuatro años.

El impacto de estas políticas quedó expuesto en el presupuesto del año 2019, en el que los pagos de intereses aumentaron un 122% respecto a 2015, a expensas de ajustes en áreas sensibles tales como la reducción del 9% en salud, el 25% en seguridad y el 19% en educación.

Como consecuencia de la composición del endeudamiento contraído por la gestión anterior, las obligaciones para el periodo 2020-2023 ascendían en promedio a 1.400 millones de dólares por año, equivalente a toda la inversión en obra pública de este año y al total de la inversión presupuestada en materia de salud para hacer frente a la pandemia.

Con la renegociación, se obtuvo un alivio financiero de más de 4.600 millones de dólares hasta 2027 y se triplicaron los plazos de repago. De esta forma, la provincia de Buenos Aires dejó atrás una deuda impagable y llegó a un acuerdo sostenible que permitirá destinar más recursos para cuidar la salud, la educación y el trabajo de los y las bonaerenses.

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta