El Ministerio de Defensa comunicó hoy que restituyó en sus grados a diez suboficiales de la Armada detenidos en 1972 por la dictadura de Alejandro Lanusse y que habían sido dados de baja por negarse a reprimir una movilización en apoyo al retorno del expresidente Juan Domingo Perón, informaron fuentes oficiales.

La medida fue oficializada a través del Decreto 125/2022, publicado hoy en el Boletín Oficial, y de esta forma fueron reincorporados en calidad de retirados diez cabos segundos de Infantería de la Armada Argentina.

Estos efectivos se sublevaron contra un intento de reprimir las marchas en favor de Perón que se dieron el 17 de noviembre de 1972, cuando el fundador del Justicialismo retornó por primera vez al país de su exilio en España.

Quedaron detenidos por el gobierno dictatorial de Alejandro Lanusse y recuperaron la libertad el 25 de mayo de 1973, cuando el presidente constitucional Héctor Cámpora promulgó una amnistía para presos políticos sancionada por el Congreso.

Pero esa norma quedó sin efecto el 1 de julio de 1974 -precisamente el día de la muerte de Perón- y por lo tanto los militares no pudieron recuperar sus grados en la Armada Argentina.

“Como se establece en los considerandos del Decreto que lleva la firma del Presidente Alberto Fernández y del Ministro (de Defensa) Jorge Taiana, el mismo alcanza a ‘un grupo de militares que participaron junto con otros compañeros de armas en la promoción del retorno al país del ex-Presidente de la Nación Teniente General Juan Perón, por medio de un intento de rebelión que se produjo en la ex-Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) el 17 de noviembre de 1972′”, detalla un comunicado de Defensa.



En el texto se recuerda que “como consecuencia de los referidos sucesos, la Armada Argentina les imputó a estos suboficiales “diversos delitos e infracciones militares y comunes”.

El decreto establece “dejar sin efecto las bajas obligatorias de la Armada Argentina de los excabos segundos de Infantería de Marina Walter Orlando Burgos, Andrés Ruiz, Alberto José Bazán, Juan José Galván, Amado Enrique López y Marcos Domingo Luna al 30 de mayo de 1973 y de Herminio Fiore al 18 de octubre de 1973, y se los reincorpora a la Armada Argentina en situación de retiro obligatorio a partir de las mismas fechas, respectivamente”.

Mientras en su artículo 2 se ordena “dejar sin efecto las bajas obligatorias dispuestas por la Armada Argentina de los ex cabos segundos de Infantería de Marina Víctor Adolfo Mounet y Pedro Eusebio Fontanetto al 13 de julio de 1973 y Héctor Dionisio Galván al 4 de junio de 1973, y se los reincorpora a la Armada Argentina en situación de retiro obligatorio a partir de las mismas fechas, respectivamente”.



Asimismo, a través del mismo expediente se promueve a los militares restituidos al grado de Cabo principal en situación de retiro.

Esta normativa culmina el ciclo que inició el expresidente Néstor Kirchner en 2005, cuando firmó el decreto 1404/2005 por el cual accedieron a reincorporarse cuatro guardamarinas y luego continuó la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, quien por la misma vía ordenó dejar sin efecto las bajas de otros ocho cabos segundos de la infantería de marina.

Todos ellos habían sido dados de baja luego de que el 17 de noviembre de 1972 se opusieran a formar parte de un grupo de tareas que se estaba conformando para reprimir la movilización social en apoyo a la vuelta de Perón y el reclamo del fin de la proscripción al líder político.

La revuelta tuvo lugar en la Escuela de Suboficiales de Mecánica de la Armada y fue conocida como la “sublevación de la ESMA”.

Estuvo liderada por el entonces guardiamarina Julio César Urien, quien fue reincorporado a la Armada por decreto de 2005 y se desempeñó como titular de Astilleros Río Santiago durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Actualmente el exmilitar es presidente de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (Fipca) y se encuentra al frente de la la lucha por el reclamo de soberanía del Lago Escondido contra el empresario inglés Joe Lewis.

En la noche del 16 de noviembre de 1972, Urien reunió a un grupo de 30 hombres e inició la revuelta. Al intentar dirigirse al Casino de Oficiales fue detenido; sin embargo el resto de los suboficiales continuó con el levantamiento y logró tener en su control la mayor parte de la ESMA, con un total de 300 marinos participando de la toma.

Los sublevados intentaron negociar la liberación de Urien pero poco después de las 4 de la mañana del 17 de noviembre fueron rodeados por tanques de las Fuerzas Armadas y se rindieron

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: