La empresa de Google pidió a usuarios de todo el mundo que dejen de utilizar sus relojes Fitbit Ionic y se pongan en contacto con la compañía.

Los wearables (Es un artefacto electrónico que se usa en el cuerpo humano y que interactúa con otros aparatos para transmitir o recoger algún tipo de datos) son dispositivos muy importantes para los usuarios hoy en día. Es normal que cualquier usuario en la actualidad pueda controlar en tiempo real su frecuencia cardíaca, el número de pasos que da y otras estadísticas, con la ayuda de estas pulseras y relojes.

Todos sabemos que la mayoría de los dispositivos de uso cotidiano están compuestos por componente que pueden llegar a significar un riesgo para nuestra integridad en caso de presentar algún desperfecto. Afortunadamente, todas las compañías de hardware (Conjunto de elementos físicos o materiales que constituyen una computadora o un sistema informático), se cercioran de que sus dispositivos funcionen al 100% en la medida de lo posible y siguen estrictos estándares y protocolos de seguridad.

Sin embargo, siempre existe una pequeña posibilidad de que haya algún que otro fallo como es el caso de algunos relojes que Fitbit ha tenido que retirar del mercado.

Resulta que, según lo que cuenta Business Insider (medio digital estadounidense de noticias financieras y empresariales), la compañía Fitbit ha tenido que retirar del mercado nada menos que 1,7 millones de relojes (Alrededor de un millón de estos relojes se han vendido en Estados Unidos y casi 700,000 en el resto del mundo) por algunos informes recibidos de usuarios que afirman tener quemaduras de segundo y tercer grado a causa del dispositivo.

Al parecer, la batería del aparato Fitbit Ionic se sobrecalienta en exceso y provoca estas quemaduras en la muñeca de quien la lleva. Estos relojes inteligentes se vendieron entre septiembre de 2017 y diciembre de 2021, aunque la empresa abandonó su producción en 2020.

La firma ya ha hecho el llamamiento a todos los usuarios, a los que les dará un reembolso de unos 300 euros y un código de descuento para otros productos de la marca. Se trata de una forma de pedir disculpas y de mantener la confianza en los clientes, aunque todo es cuestión de ver si volverán a comprar un dispositivo de la empresa.

No es la primera vez que le pasa a Fitbit.

Por desgracia para la compañía Fitbit, no es la primera vez que tiene que hacer una retirada
tan masiva de dispositivos.

En 2014 ya tuvo que hacer algo parecido con su Fitbit Force a causa de una reacción de uno de los componentes que irritaba la piel de los usuarios. Ahora ha vuelto a pasar, aunque la compañía ha dicho que el porcentaje de dispositivos que provocan estos fallos son un porcentaje muy pequeño respecto al volumen de aquellos que ya funcionan en todo el mundo.

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: