En coincidencia con el centenario de la primera hornada de pan, un hecho producido el 1 de mayo de 1922, que constituyó un paso esencial en su exitosa trayectoria, la Cooperativa Obrera y un hito para la ciudad de Bahía Blanca, la empresa social, inauguró de manera oficial el jueves 5 de mayo, su nuevo CENTRO DE PRODUCCIÓN DE PANIFICADOS, ubicado en Brown 1475 de la ciudad de Bahía Blanca, que contó con la presencia del Presidente del INAES, Alexandre Roig.

En la inauguración estuvieron presentes todas las autoridades del consejo de administración, funcionarios, y la participación del presidente del INAES, Alexandre Roig, el presidente de la Alianza Cooperativa Internacional, Ariel Guarco, el presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo, Rodolfo Zoppi, la Subcretaria de Industrias, Pymes y Cooperativas de la Provincia de Buenos Aires, María Inés Bembi, el Secretario de Producción de la Municipalidad de Bahía Blanca, entre otros.

En primera instancia, la presidenta del Concejo de Administración de la Cooperativa Obrera, Mónica Giambelluca, mencionó, “Un primero de mayo de 1922, jornada de lucha por los derechos de los trabajadores, fue el día elegido para producir el primer pan. Todo un mensaje de aquellos pioneros que pusieron en marcha esta entidad solidaria

Nuestro desafío, un siglo después, sigue siendo el mismo. Respetando valores y principios cooperativos, llevar nuestros servicios cada año a más asociados y con ello generar más empleo digno y de calidad, contribuyendo permanentemente a la economía familiar”.

Es para el Consejo de Administración un orgullo poder compartir con todos ustedes este grato momento, recordando nuestro centenario, que de ninguna manera es un punto de llegada, sino un mojón más en este largo camino de la práctica cooperativa, aportando para la construcción de un mundo mejor”, finalizó su discurso la presidenta del consejo Monica Giambelluca.

Rodolfo Zoppi, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Consumo, y ex Gerente General también dijo unas palabras alusivas, “La Obrera, como tantas otras cooperativas, nació como una hija de la necesidad de defenderse de comerciantes inescrupulosos y conseguir el máximo aprovechamiento de sus magros ingresos”.

Como los pioneros de Rochdale, los fundadores de la Cooperativa Obrera eran gente de trabajo, en una época en la que se entendía que el trabajo era el pilar del sostenimiento familiar, apelando a la fórmula del esfuerzo propio y la ayuda mutua”. “Celebramos hoy la inauguración oficial de esta moderna planta panificadora, y recordemos con gratitud el origen que nos permite disfrutar de este día”, finalizo el contador Zoppi.

Celebramos los 100 años de la primera hornada de pan, aquella que un grupo de cooperativistas pioneros realizara en la ciudad de Bahía Blanca el 1 de mayo de 1922, dando el puntapié a lo que es hoy una de las principales cooperativas de consumo a nivel mundial”, describió Guarco

Continuando con una trayectoria ejemplar al servicio de más de dos millones de asociados, la inauguración de una nueva planta panificadora que permitirá a La Coope duplicar la producción y seguir creciendo“, afirmó el presidente de Alianza Cooperativa Internacional.

El presidente del INAES Alexandre Roig, estuvo presente en este nuevo hito de la empresa social bahiense, dijo “es insuperable poder estar en este acto en el que, como pocas veces, se expresa un significado cooperativo tan potente: 1 de mayo, los trabajadores, el pan y el horno. Una conjunción insuperable en términos simbólicos“.

En la Cooperativa Obrera predomina un concepto de trabajo en el que hay una continuidad entre el trabajador asociado y el consumidor, y logra como en pocos lugares poner en sintonía todos los procesos que hacen a la fuerza del trabajador, que está en lo que puede producir, pero también en lo que puede comprar”.

Si hay algo que la Cooperativa Obrera construye con sus asociados es confianza. Cuando hablamos de productos saludables, hablamos de una confianza sobre lo que se ingiere. Cuando hablamos de la forma en la cual se cuida cada calidad de los productos, hablamos de la confianza de lo que se espera. Cuando hablamos de la relación entre el precio justo y la calidad, valores en sí mismo, estamos hablando de construcción de confianza. Y devolverles a los asociados el excedente es también una forma de construir confianza“.

Cada vez que se prende un horno se distribuye un saber popular, un saber obrero, un saber sobre cómo comer, cómo producir, cómo relacionarnos, cómo construir sociedad”. “En este centenario de la primera hornada festejamos justamente ese fuego obrero y cooperativo, que ojalá pueda unir otra vez a nuestra sociedad”, y con este último párrafo culminaba su discurso el presidente del INAES

La flamante planta permite en principio duplicar el volumen de producción, contiene 11 líneas de elaboración independientes que desarrollan nuevos productos alimenticios, brindando una mayor eficiencia al proceso logístico y contemplando una futura expansión.

La Coope brinda respuesta a las exigencias de los tiempos actuales y, fundamentalmente, a los requerimientos de sus asociados, llevando a cabo un ambicioso proyecto integral de desarrollo del modelo de elaboración y distribución de productos panificados para toda la cadena.

En este contexto, se puso el acento en la segmentación de la producción, separándola en productos que se elaboran a través de las panificadoras satélites que se encuentran emplazadas en distintas sucursales y aquellos que se realizan en forma centralizada.

Precisamente, para dar cabida a esta última alternativa, La Coope pone en funcionamiento esta moderna planta panificadora, cuya producción de perfil industrial permite el abastecimiento de una variedad de artículos a toda su extensa red de sucursales.

Detalles del nuevo Centro de Producción de Panificados

La nueva planta panificadora de la Cooperativa Obrera cuenta con una superficie de 3.600 m² aproximadamente, distribuidos en dos plantas.

En materia de servicios, dispone de climatización de sectores por circulación de agua; gas natural; estación de transformación de energía eléctrica (hasta 500 Kw), con un consumo estimado en 250 Kw; red contra incendio; aire comprimido y agua utilizada para la producción y servicios que proviene de un surgente a una temperatura de 68°.

En la planta baja están ubicados los procesos de almacenamiento de materia prima, insumos y productos elaborados, además de sanitarios, vestuarios, comedor, laboratorio, pañol de mantenimiento y administración, realizándose también la preparación de pedidos para sucursales.

La planta alta está reservada para el desarrollo del proceso de producción (formado, fermentado, horneado, enfriado, envasado primario y secundario), la palletización de productos y el almacenamiento de materia prima refrigerada, contándose asimismo con una sala de preparados, el sector de lavado de bienes de uso y sanitarios.

De tal manera, la flamante panificadora fue acondicionada para la producción de tortas y budines; panes para panchos y hamburguesas; pizzas y pizzetas; grisines, talitas y marineras; roscas y panes de molde y dulces; bollos saborizados y galletas dulces, además de pan y facturas para Bahía Blanca y zona de influencia.

Cumpliendo los objetivos planteados por La Coope, este centro productivo contínua con la producción de productos funcionales y saludables, elaborando panificados con bajo contenido de sodio, integrales, con semillas, enriquecidos con omega 3, 6 y 9, fitoesteroles, y libres de ácidos trans.

Con la inauguración de este nuevo Centro de Producción de Panificados La Coope pone en evidencia que transcurrido un siglo desde aquella primera hornada de pan, el espíritu y la convicción de sus fundadores basado en un accionar cimentado en los valores y principios de la cooperación, permanece inalterable y nos permite proyectarnos en la mejor forma para avanzar juntos construyendo futuro.

Te dejamos también palabras del gerente general Hector Jaquet, que dejo una entrevista que tuvo con el medio LU2 AM840, donde hablo sobre la nueva inauguración y el futuro de desarrollo del nuevo Centro de Producción de Panificados, la ampliación territorial de la Coope, y por último sobre la formación de precios, detallo una amplia visión respecto del tema, la especulación y otras cuestiones que tienen que ver al momento de valorizar un producto.

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: