En Estados Unidos, ayer se anunció un acuerdo entre 10 senadores republicanos y 10 demócratas sobre medidas para controlar las armas de los ciudadanos, tras la movilización por las últimas masacres en colegios. Todavía no es operativa y no prohíbe los rifles semiautomáticos, pero prevé un mayor control de los compradores y la incautación de las armas de los condenados por violencia doméstica

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano

El anunciado el domingo por diez senadores republicanos y diez demócratas es el primer mini-acuerdo en 26 años, marcados por masacres y tiroteos. Por supuesto, todavía tiene que traducirse en un proyecto de ley, no toca los rifles semiautomáticos, como el que utilizó Salvador Ramos para acribillar a 19 niños y dos profesores el 24 de mayo en la escuela primaria de Uvalde, Texas, y cuya prohibición lleva pidiendo el presidente Biden desde hace semanas. Tampoco eleva la edad de Ramos de 18 a 21 años como umbral para comprar una ametralladora.

Una propuesta con cuatro medidas importantes

Pero contiene cuatro medidas importantes: en primer lugar, un control más estricto de los que compran armas, con más fondos para observar el comportamiento de los sujetos de riesgo, y la confiscación de rifles y pistolas a los que muestren signos de peligrosidad. Se pide a los familiares, profesores y conocidos que los denuncien mediante una “bandera roja”. En segundo punto, y esto es nuevo, incluso las parejas, novios o novias, no solo los cónyuges, condenados por violencia doméstica, ya no podrán poseer un arma. Se destinarán más recursos para asistir y controlar a todos los que sufren trastornos mentales. Por último, se anuncia, de forma un tanto genérica, que “se reforzará la seguridad de las escuelas”.

Los números para una aprobación en el Senado

Propuestas que tienen los números, en el Senado, con al menos 60 votos, para ser aprobadas y superar el histórico obstruccionismo de los senadores republicanos. Y no ignoran la voz de la mayoría de los estadounidenses y de los miles de niños, padres y activistas que se manifestaron el sábado 11 de junio en Washington, Nueva York y otras ciudades del país, en la “Marcha por nuestras vidas”, que acogen este entendimiento como un pequeño pero importante paso adelante.

Iniciativa puesta en marcha por dos senadores de estados afectados por masacres

Joe Biden también hizo saber que “apoya” el acuerdo. Dos senadores son los protagonistas de la negociación bipartidista: el demócrata Chris Murphy, de Connecticut, el estado del tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook (el 14 de diciembre de 2012 murieron 20 niños y seis adultos) y el republicano John Corny, uno de los más estrechos aliados del líder de la minoría, Mitch McConnell. Corny es de Texas, el Estado de Uvalde.

Proteger a los niños estadounidenses

En un comunicado, los 20 senadores proponentes califican la suya como “una propuesta bipartidista y de sentido común para proteger a los niños de Estados Unidos, asegurar las escuelas y reducir la amenaza de la violencia en todo el país. Las familias están asustadas y es nuestro deber trabajar juntos para conseguir algunos resultados y ayudar a restablecer la sensación de protección en nuestras comunidades”.

Fuente: Vatican News

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: