La mañana del pasado sábado, 8 de octubre, el Santo Padre recibió en audiencia a los peregrinos salesianos que han llegado a Roma de diferentes partes del mundo para la canonización de Artémides Zatti. A ellos, el Pontífice los animó a estar “siempre al servicio de los pequeños y de los pobres”.

“Queridos hermanos cooperadores, que también ustedes puedan estar siempre agradecidos por el don de esta llamada que, dando un peculiar testimonio de vida consagrada, pueda ser propuesta a los jóvenes como forma de vida evangélica al servicio de los pequeños y de los pobres”, lo dijo el Papa Francisco a los peregrinos de la familia Salesiana, que han llegado a Roma para la canonización de Artémides Zatti, a quienes recibió en audiencia la mañana de este sábado, en el Aula Pablo VI del Vaticano.

Bienvenida a los miembros de la familia salesiana

Al saludar al Rector Mayor y a los miembros del Consejo general, a los cardenales y a los obispos salesianos, el Santo Padre también dio la bienvenida a los peregrinos venidos de Boretto, pueblo natal de Artémides Zatti, y a los que llegaron desde Argentina y Filipinas. “Saludo a los miembros de la Familia salesiana provenientes de numerosos países del mundo, de modo particular a los salesianos coadjutores. Y un saludo especial – dirigió el Papa – a la persona que recibió la gracia de la curación por intercesión del beato, que mañana tendré la alegría de canonizar”.

El Papa en el Aula Pablo VI del Vaticano

Artémides, un migrante italiano en Argentina

A los peregrinos salesianos, el Papa Francisco les dijo que, le gustaría recordar la figura de Artémides Zatti desde cuatro puntos de vista. En primer lugar, como inmigrante. El Pontífice recordó que, los salesianos llegaron a Argentina en 1875 y en los inicios desarrollaron su apostolado en Buenos Aires y en otros lugares, sobre todo en favor de los inmigrantes italianos. “Artémides conoció a los salesianos en Bahía Blanca, donde había llegado en 1897 junto con su familia. Lamentablemente, muchos inmigrantes perdían el valor de la fe, absorbidos por el trabajo y los problemas que encontraban. Pero los Zatti, gracias a Dios, fueron una excepción. La participación en la vida de la comunidad cristiana, las relaciones cordiales con los sacerdotes, la oración común en su hogar y la frecuencia de los sacramentos no disminuyeron”.

“Artémides creció en un óptimo ambiente cristiano y, gracias a la guía del padre Carlo Cavalli, maduró su opción por la vida salesiana”

Zatti, “pariente de todos los pobres”

Un segundo aspecto que destacó el Santo Padre de la figura de Artémides Zatti es que fue “pariente de todos los pobres”. La tuberculosis que lo afectó a la edad de veinte años parecía que debería haber puesto fin a todos sus sueños, pero, gracias a la curación obtenida por intercesión de María Auxiliadora, Artémides dedicó toda su vida a los enfermos, sobre todo a los más pobres, a los abandonados y a los descartados. Los hospitales de San José y de San Isidro fueron un recurso sanitario valioso y único, especialmente para atender a los pobres de Viedma y de la región de Río Negro; el heroísmo de Zatti los convirtió en lugares de irradiación del amor de Dios, donde el cuidado de la salud se volvió experiencia de salvación.

Saludo del Superior Mayor de los Salesianos al Papa

De este modo, un hospital se convirtió en la “Posada del Padre”, signo de una Iglesia que quiere ser rica de dones de humanidad y de gracia, morada del mandamiento del amor a Dios y a los hermanos, lugar de salud como signo de salvación. “El hospital y las casas de los pobres, que visitaba noche y día desplazándose en bicicleta, eran la frontera de su misión. Vivía la donación total de sí a Dios y la consagración de todas sus fuerzas al bien del prójimo. El trabajo intenso y la disponibilidad incansable para atender las necesidades de los pobres estaban animados por una profunda unión con el Señor, mediante la oración constante, la adoración eucarística prolongada y el rezo del rosario”.

“Artémides era un hombre de comunión, que sabía trabajar con los demás; con las religiosas, los médicos, los enfermeros. Y con su ejemplo y su consejo formaba a las personas, forjaba las conciencias, convertía los corazones”

Artémides, un salesiano coadjutor

En tercer lugar, señaló el Papa Francisco, lo vemos como salesiano coadjutor. Recordamos el hermoso testimonio que dio en 1915 en Viedma, con ocasión de la inauguración de un monumento a la memoria del padre Evasio Garrone, salesiano misionero y considerado por Artémides como insigne benefactor. En esa circunstancia hizo esta declaración: «Si estoy bueno y sano y en estado de hacer algún bien a mis prójimos enfermos, se lo debo al padre Garrone, Doctor, que viendo que mi salud empeoraba cada día, pues estaba afectado de tuberculosis con frecuentes hemoptisis, me dijo terminantemente que, si no quería concluir como tantos otros, hiciera una promesa a María Auxiliadora de permanecer siempre a su lado, ayudándole en la cura de los enfermos y él, confiando en María, me sanaría. CREÍ, porque sabía por fama que María Auxiliadora lo ayudaba de manera visible. PROMETÍ, pues siempre fue mi deseo ser de provecho en algo a mis prójimos. Y, habiendo Dios escuchado a su siervo, SANÉ».

“Esta vida que había recuperado ya no era más su propiedad, sino que era totalmente para los pobres. Los tres verbos «creí, prometí, sané» expresan la bendición y el consuelo que se derramaron en la vida de Artémides. Vivió esta misión en comunión con sus hermanos salesianos. Era el primero en estar presente en los momentos comunitarios y con su alegría y simpatía animaba la fraternidad”

Zatti, intercesor por las vocaciones

El cuarto y último rasgo que el Santo Padre indicó fue el de intercesor por las vocaciones. Y sobre esto el Papa narró una experiencia personal. “Cuando era Provincial de los Jesuitas de Argentina conocí la historia de Artémides Zatti, leí su biografía y le confié a él la petición al Señor de santas vocaciones a la vida consagrada laical para la Compañía de Jesús. Desde el momento que empezamos a rezar, por su intercesión, aumentaron considerablemente los jóvenes coadjutores; y eran perseverantes y muy comprometidos. Y de esa forma di testimonio de esa gracia que recibimos”.

El Papa recibe a los peregrinos salesianos

Y a este respecto, deseo subrayar la importancia de la vocación de los hermanos. Lo he visto en la Compañía de Jesús y sé que igualmente se puede decir para los salesianos. Los hermanos tienen un carisma especial que se alimenta en la oración y en el trabajo. Y hacen bien a todo el cuerpo de la Congregación. Son personas de piedad, alegres, trabajadoras.

“En ellos no se ven “complejos de inferioridad” por el hecho de no ser sacerdotes, ni aspiran a ser diáconos. Son conscientes de su vocación y la quieren así”

Fuente: Vatican News

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: