Ambos candidatos protagonizaron el último debate, organizado por la cadena O Globo, en un intercambio encendido con acusaciones cruzadas. Mentiroso”, “delincuente”, “ladrón”, “elemento”, “insano”, “abortista” fueron algunos de los adjetivos lanzados como dardos entre el presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da SIlva.

Lula, favorito en las encuestas y vencedor de la primera vuelta, se mostró más tranquilo y con un perfil menos agresivo, buscando e inquiriendo a su rival sobre sus programas de Gobierno, mientras que Bolsonaro optó por recalentar viejas polémicas intentando reducir la diferencia de seis millones de votos.

“Estamos hablando de un mentiroso que ha contado 6.489 mentiras en su gobierno, es un provocador que no tiene nada de real”, aseguró Lula. “Les pido el voto para restablecer la democracia en este país”, subrayó el expresidente, que sostuvo que el Brasil de Bolsonaro es un paria internacional “mas aislado de Cuba”.

El debate encontró a dos contendientes en diversas velocidades: Bolsonaro lanzando golpes desordenados y sin mucho destino durante las primeras dos horas y Lula ganando el centro del ring, con más tranquilidad y haciendo hincapié en el comportamiento del respeto a la investidura presidencial.

En un momento del debate, Lula sacó el tema del aborto con un carpetazo para Bolsonaro, que ha convertido su campaña en una suerte de glosario evangelista neopentecostal. Le recordó un discurso en el cual defendía Citotec, una píldora abortiva, en un discurso en el Congreso. “Eso fue hace 30 años, Luiz Inácio”, respondió.

“Vos sos abortista, tus ministras de la mujer lo eran, el PT es abortista”, gritó Bolsonaro, que parecía resbalarse en la “arena” de color azul y gris brillante montada por la TV Globo. Lula dijo que está en contra del aborto y que su esposa Janja también.


En un intento por neutralizar la popularidad que tiene Bolsonaro entre los mayores de 60, Lula dedicó parte de su alocución a la rebaja drástica de las jubilaciones con la reforma previsional de 2019 liderada por el equipo.

“Estamos hablando de un mentiroso que ha contado 6.489 mentiras en su gobierno, es un provocador que no tiene nada de real”Lula da silva

Bolsonaro se negó a responder por qué congeló en sus cuatro años de Gobierno el salario mínimo. Contrariando al presupuesto enviado para 2023 al Congreso, Bolsonaro dijo que aumentará el salario mínimo, en una declaración inédita y nunca defendida por el Ministerio de Economía.

El expresidente arrinconó a Bolsonaro varias veces cuando le preguntó por qué redujo el presupuesto de salud y el de las políticas para reducir la violencia contra la mujer.

En el único momento de reducción de la tensión, el tema fue el Viagra, remedio contra la impotencia sexual masculina.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva cuestionó la compra de 35.000 comprimidos de Viagra por parte de las Fuerzas Armadas y el cese de un programa de pañales para ancianos, en el tercer bloque del debate presidencial de TV Globo antes del balotaje del domingo.

Esperaremos, luego del domingo, el resultado de las elecciones y la decisión que tomará el pueblo brasilero, LULA o BOLSONARO.

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: