Contents

El barbecho es una práctica agrícola que se realiza en el tiempo que transcurre entre la cosecha de un cultivo y la siembra del siguiente. Tiene como objetivo la captación de agua, la incorporación de materia orgánica y el control de malezas. En zonas donde la disponibilidad de agua y nutrientes es más limitada, los barbechos suelen ser más largos y donde los suelos son apropiados y cuentan con abundante niveles de lluvia, los barbechos suelen ser más cortos o prácticamente nulos.

El labrado de la tierra posterior a la cosecha de un cultivo realizado con rastra; se denomina barbecho, es en el que se utiliza la labranza y movimiento del suelo para prepararlo para la siguiente campaña, en la actualidad es la práctica más orgánica o agroecológica, pero la menos utilizada. En la agricultura actual, existen otras prácticas que agregan químicos, y que implican menos movimientos de suelo, manteniendo la cobertura de materia orgánica de la superficie, protegiéndolo de la erosión.

La conservación de la humedad en el suelo, o también llamado “acumular milímetros de agua en el perfil”, hace que los cultivos puedan germinar y desarrollarse de la mejor manera. Al rotar cultivos durante el verano y el invierno, las reservas de agua del suelo se agotan. Esto puede evitarse realizando barbechos o con la incorporación de sistemas de riego. Sin embargo, en algunas zonas, las lluvias son abundantes y permiten la rotación de cultivos durante el invierno y verano. Según diferentes estudios, realizando un adecuado control pueden llegar a retenerse entre 50 y 60 milímetros de agua

El barbecho supone un proceso agrícola para permitir que las cualidades del suelo no se desgasten, el barbecho mecánico aporta mejora de nuestros suelos, ya que es tratado con implementos agrícolas, que aceleran el proceso de descomposición, al enterrar las hierbas, e incorporar la materia orgánica de la superficie.

Existen dos tipos de barbechos: “Barbecho corto” es el que se realiza antes de la implantación del cultivo y el “Barbecho largo“, que es el que comienza poco después de la cosecha del cultivo antecesor. En ambos momentos es importante realizar un correcto control de las malezas presentes en el lote; estas no solo generarían pérdidas y dificultades en la implantación del nuevo cultivo, sino que también consumen agua y nutrientes, que son necesarios almacenar en el suelo para el cultivo a sembrar.

En resumen, el Barbecho, es una práctica que incorpora materia orgánica, que luego los insectos y bacterias de nuestro suelo la degradaran, dependiendo del tiempo y las lluvias de la zona, acumulara agua que una vez dispuesta la semilla será de gran aporte para su germinación, y deja el terreno libre de malezas.

Esta práctica se realiza mayormente en campos con actividades mixtas, agrícola y ganadera, donde luego de la cosecha los animales eran dispuestos en el lote para aprovechar el rastrojo, y los mismos bosteaban el suelo. Luego de unos días se realiza una o dos pasadas con arado reja, o rastra dejando listo para que el suelo descanse unos meses, esperando así una nueva implantación, que por lo general es una pastura que incorpore nutrientes al suelo, como la alfalfa, vicia, o soja que aportan nitrógeno.

Esta práctica, en la actualidad, han surgido otras opciones, que mejoran rindes, reducen costos, y reducen movimientos en los suelos, pero que no tienen el mismo impacto natural de mejorar nuestro suelo.

Barbecho en la zona de Cabildo

Bruno Lucarelli, joven productor de la zona de Cabildo, nos cuenta que el barbecho que realiza es superficial, para evitar mover el suelo, ya que el perfil del mismo es franco arenoso, y no permiten trabajos intensivos, y la incorporación de materia orgánica no impacta de manera inmediata en el cultivo siguiente.

En su campo se dedica a la agricultura como a la ganadería, al culminar el ciclo de un cuadro, realiza una siembra al voleo e inmediatamente una pasada de rastra no muy profunda, manteniendo así la cobertura de materia orgánica de la superficie. Con esta práctica que realiza actualmente, que adopto de experiencias de campos de la zona La Pampa, logra protección del suelo y una más rápida recuperación de pasto natural y verdeos entremesclados, sumado a esto la siembra de pasturas perennes.

Con este sistema de alimentación intensiva con rotación, busca bajar costos, logró mejorar sus rindes y pastura para su hacienda. Lucarelli cuenta con el acompañamiento de ingenieros para la implantación que evalúan el desarrollo de esta práctica que lleva adelante en su establecimiento

Otros productores de la zona están volviendo a la labranza tradicional abandonando el barbecho químico, que implica la utilización de herbicidas, fertilizantes, y además de semillas adaptadas a estos, que si bien los rindes son mayores, los aportes respecto del suelo no son equivalentes a los rindes.

Es por ello que surgen alternativas más amigables con el cuidado y preservación de los suelos que con los rindes de los cultivos. En la provincia de Buenos Aires algunos pocos municipios cuentan con políticas públicas dirigidas a la producción agroecológica en agricultura y hacienda.

El Barbecho en Campos de Producción Agroecológicos

Norman Best, productor agropecuario del establecimiento “El Venado”, ubicado en la zona oeste del partido de Guaminí, con una superficie de 680 hectáreas, de producción mixta, agricultura y ganadería, el 100% manejado de manera agroecológica, desde el 2015, sin el uso de agroquímicos, y en un proceso de regeneración de suelos.

Norman, durante una comunicación en la que nos evidencia su pasión por la agroecología, nos detalla que la práctica del barbecho es una herramienta indispensable para la producción y se hace más notoria la mejora en épocas de sequía, advirtiendo que cuanto más temprano se pueda realizar es mejor, teniendo en cuenta las oportunidades de humedad que brinde el clima.

Para las tareas utilizan un cincel, (el arado cincel es una herramienta de labranza vertical que permite labrar el suelo, sin invertirlo, entremezclando superficialmente los restos vegetales), y una rastra de disco más cercano al momento de la siembra.

En concepto, el barbecho es una práctica muy importante, sea para una pastura, o cultivo de cosecha o verdeo, pero a veces los tiempos no son suficientes cuando se trabaja con ganadería, para dejar descansar lotes, para realizar un barbecho con tiempo, describe el productor agroecológico que lleva casi 10 años en este camino y que detallaremos más a fondo en una nota exclusiva próximamente.

En este recorrido hemos mostrado la importancia de cuidar el suelo, que muchos productores están regresando o trabajan de manera convencional, sin el uso de agroquímicos, y que también existen otras opciones que si bien mejoran los rindes, no protegen la estructura de los suelos.

Actualmente, el Registro de Productoras y Productores Agroecológicos de la provincia cuenta con 375 productores/as certificados, radicados en 81 municipios, más de 200 productores en proceso de certificación

Te puede interesar: Trabajadores de Doña Eva participaron en la 1er Feria de la Producción Local con sus verduras


Warning: Undefined variable $post in /home4/infoca/public_html/wp-content/themes/newsup/inc/ansar/hooks/hook-index-main.php on line 117

By Cesar Luis Aguero

Bachiller con Orientación Rural en Centro Educativo para la Producción Total N3 pje Don Alfredo, Emprendedor, Diplomado en Periodismo Digital, conocimiento en BPM, POES, coordinador de eventos sociales, compras insumos, Runner.

Dejá una respuesta

Infocabildo